19.5.09

Un dicho muy cañí

Cuando van a salir al albero (la arena de la plaza de toros, para los de la E.S.O) los toreros, siempre hay algún espontáneo que grita: Qué Dios reparta suerte, maestros.
A modo de apunte: gabinete caligari tiene una canción con este título, seguimos.
¡Coño! la suerte que se la reparta también al toro, ¿no? que algún ateo seguro que habrá, pero todos no lo serán y alguno católico seguro que hay.

Yo un día vi a un toro judío, y no digo por que sabía que era judío, pero lo era. Y no era judío por que llevara Kipá (el gorrillo que llevan en la cabeza, no sólo para los de la E.S.O.) que no se le sostendría entre los cuernos, no...


5 comentarios:

ito dijo...

y podría ser por que tuviera unos churrillos de pelo muy monos al lado de las orejas, por que gastara gafas y tuviera grande el hocico, pero no, no era por eso...

luis dijo...

ito, one question:

te quedas solito allí? o qué es de tu futuro?

ito dijo...

sí, solo.

at the moment...

Marta Pombo Grosso dijo...

Ey ! Gracias! Si que es ciertoooo! monstruos azules de dientes afiladoooos! el tuyo de que se alimenta? ;)

ito dijo...

se alimenta de papel, pero blanco y sedoso, el reciclado no le gusta, que es muy sibarita. jeje.